SIEMPRE HAY UNA RECOMPENSA

Llevo unos días haciendo el ejercicio de arrastrar la tela con el pie izquierdo y hoy en la sesión de rehabilitacion al hacer uno de los ejercicios en el que tengo que flexionar y estirar la rodilla, Carolina, mi fisioterapeuta, me aseguró que había un cambio en su ejecución pues al estirarla ya no hacía hiperextensión. A veces nos parece que los ejercicios no van a dar resultado pero no es así, lo que ocurre es que necesitamos repetirlos, por esa razón los días que estemos más cansados o menos motivados y que nos suponga un mayor esfuerzo es mejor hacer menos, pero nunca dejar de hacerlos. No sólo nuestra terapeuta sabe lo que nos cuesta, también Jesús que nunca se queda indiferente porque sabe lo mucho que nos cuesta y siempre nos recompensará.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s