ABRIR LOS OJOS DEL ESPÍRITU

Acabo de llegar de un encuentro con una persona que me presentaron hoy, un hombre de Dios  que me aseguró algo que quiero compartir con vosotros. Me animó a que cada día tocase y hablase con los miembros dañados de mi cuerpo, algo que me pareció extraño pero que no por ello voy a dejar de hacer, del mismo modo que cada día hablo con Dios con la convicción que me escucha.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s