NUESTRA ACTITUD NOS REVISTE DE ESPERANZA

Hoy no he salido de casa porque el mal tiempo me lo ha impedido pero eso no significa que haya estado parada. Lo primero que hice después de guiar a mi hija Loreto en la elaboración de unas albóndigas, fue estirar los músculos de mi cuerpo repitiendo como hago cada día los ejercicios propuestos por mi fisioterapeuta. No sé hasta qué nivel de independencia voy a llegar pero he comprobado que aumenta cada día, lo que significa que el método que utilizo me está funcionando. Es un proceso muy lento, muy largo y sigo buscando cada día la actitud que me reviste de esperanza para no decaer. Cómo lo hago? Repasando mis valores, todo lo aprendido de mi Maestro y haciendo todo lo posible para seguir su propuesta, que a veces la llevo a la práctica y otras no… porque yo tengo la libertad de tomar esa decisión.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s