UNA MENTE DIVAGANTE ES UNA MENTE INFELIZ

Hoy ha habido algunos cambios en mi rutina para aprovechar la luz del sol. Decidí no dormir siesta después de comer confiando con que al no haber salido por la mañana y la comida del mediodía había sido ligera tendría la energía necesaria para ir con mi personal trainer a hacer una ruta un poco más larga de lo habitual con la certeza que el movimiento rebajaría la espasticidad de mi cuerpo. Antes de salir había visto una conferencia de una neuro psicóloga que asegura y confirma, por lo que sus experimentos le han demostrado, que una mente divagante es una mente infeliz, lo que me convenció para ir durante todo el camino concentrada en cada paso que daba y en ninguna otra cosa. No resulta sencillo, al menos para mí, mantener la atención plena en cada actividad que realizo pero me entrenaré, aprenderé como aprendí a poner mi atención en cada sentada para estar en intimidad con Jesús y mejorar mi vida


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s