COMPRENDER Y NO CONDENAR

Es muy fácil caer en la tentación de malgastar nuestro tiempo en  criticar con dureza a personas que ,en nuestra opinión, no actúan de la manera que nosotros creemos que deberían.Actuamos como si fuera nuestra misión  dictaminar quien es bueno y quien no lo es  sin pararnos a reflexionar sobre los motivos que les han llevado a actuar de esa manera.Reaccionamos como si fuésemos los jueces supremos sin pararnos a pensar  que el verdadero juez dijo aquello de tirar la primera piedra al que estuviera fuera de culpa a la vez que nos perdona e invita a no pecar más.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s