ALEGRARSE DE LAS PEQUEÑAS VICTORIAS

La segunda sesión de rehabilitación de la semana ha sido intensa y me he concentrado todo lo que pude en cada ejercicio para que los resultados en mi cuerpo fueran óptimos. No hay resultados buenos sin esfuerzo, sin constancia, sin paciencia y mi cuerpo está recibiendo los frutos del trabajo de diez años, un trabajo que no está terminado pero hay que alegrarse de las pequeñas victorias sobre nosotros mismos que nos sirven de entrenamiento para otras batallas.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s