AGRADECER LOS DONES RECIBIDOS

Después de un buen descanso comienzo el día preparada para hacer todo aquello que está dentro de mis posibilidades. Por la mañana después de desayunar, ducharme y vestirme sola y hacer los estiramientos me fui a la tienda a comprar unos caramelos y enseguida volví a casa porque tenía pensado hacer la caminata por la tarde. Como nuestro perro se había dañado una pata dimos un paseo pequeño, pero como yo quería quemar más energía le propuse a mi personal trainer que subiera él con el perro a casa que yo iba a caminar un poco más. Me apetecía ir sola y a mi ritmo, algo que llevaba tiempo sin hacer. Me gusta mucho caminar sola porque soy yo la que marca el ritmo y también porque puedo practicar lo que me sugiere mi fisioterapeuta para mejorar la marcha. Durante el trayecto fui consciente de los dones recibidos que son los que me dan la posibilidad de disfrutar de mi vida, que aunque limitada por mis secuelas, no quiero desperdiciar la oportunidad con la que el cielo me ha bendecido.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s