TOMAR AIRE

Como hoy no he recibido sesión de rehabilitación y tampoco la recibiré hasta que se recupere mi fisioterapeuta, cambié mi rutina para mantener a raya la espasticidad. Hice una buena cantidad de estiramientos por la mañana y después, como Alberto y yo habíamos tenido un pique, aproveché el cabreo para irme yo sola a dar una vuelta y relajarme. No anduve mucho, lo suficiente para volver a mi hogar algo más serena. Por la tarde decidí quedarme sola en casa y hacer otra tanda de estiramientos porque después del pequeño tropezón nos venía bien tomar aire entre los dos.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s