CRUZ Y LUZ

Esta mañana hemos ido a darnos un baño a la playa y a entrenar mi equilibrio caminando por la arena. Ir a la playa me sigue costando un esfuerzo considerable pero vale la pena porque el baño en el mar me renueva. Mientras tenga la capacidad de hacerlo no me dejaré vencer por la pereza que es muy tentadora porque ya he comprobado que la enfermedad, si cuentas con la ayuda de Jesús, te sorprende con momentos de luz.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s