SOLTAR UN POCO LAS AMARRAS

A veces me cuestiono si podría trabajar más duro, dedicar más tiempo a los ejercicios de memoria o o aumentar el tiempo de mi entrenamiento físico y la respuesta es No. Cuando hoy me senté para estar un rato en intimidad con Jesús me quedó claro que hay momentos en los que tenemos que renunciar a hacer y soltar un poco las amarras dejándolo todo en manos de Dios.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s