EL NIDO VACÍO

Hace un tiempo mi hija Loreto nos anunció a su padre y a mi que se iba a vivir con una compañera de trabajo a un piso y aunque me alegré por ella me dio un pequeño bajón, aunque al pensar un poco más detenidamente me di cuenta que para mí este momento puede ser una oportunidad para avanzar un poco más en todos los aspectos, es decir: tengo que espabilar, tengo que compartir con Alberto más tareas, tengo que sustituir a Loreto con las capacidades que tengo y además tengo que intentar hacerlo con buen humor. Educar tiene que ver con equilibrar. Y con todos nuestras cagadas como educadores, hemos creado hijas autónomas e independientes.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s