UN RECORRIDO HACIA EL AUTOCONOCIMIENTO

Esta mañana vencí la pereza para hacer yo sola unos recados: al supermercado a comprar el pan y después a otra tienda a comprar mis caramelos. Las dos tareas me costaron mucho esfuerzo a pesar de que ambos establecimientos están próximos a mi domicilio y me pregunté si llegará el día en el que no me cueste tanto o será siempre igual. Yo, como la mayoría de los mortales, intento buscar la manera de ser feliz en mis circunstancias y hoy he leído que la felicidad es un recorrido hacia el autoconocimiento y hacia el reconocimiento de los demás, algo que llevo tiempo poniendo en práctica, pero sospecho que no el suficiente, porque necesitamos toda la vida para conocernos bien. Por la tarde fui con mi hija Loreto hasta el puerto para quemar la energía que me sobraba, porque después de dormir una pequeña siesta ya estaba recuperada del esfuerzo matutino. Volví a casa y estuve un rato en intimidad con Jesús porque tenía un poco de ansiedad y quería identificar su causa para liberarme de ella.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s