LA VERDADERA RECOMPENSA

Desde que comencé a escribir en este blog mi intención ha sido y sigue siendo compartir mi historia personal con otros enfermos como yo para que encontrasen un poquito de esperanza, pero no sólo con ellos sino con cualquiera que se colase en mi blog, porque sufrir sufrimos todos, enfermos y sanos. Todo lo que he conseguido hasta hoy ha sido posible por vivir con la esperanza de una promesa, la que Jesús me hizo si vivía la enfermedad tal como Él me lo iba proponiendo. Ha sido un largo camino, muy largo, pero conforme iba siguiendo sus pasos cada vez tenía más claro que Él era el único que sabía por lo que estaba pasando y eso era y sigue siendo un gran consuelo para mi, porque la verdadera recompensa no es la admiración de los demás sino la amistad con Dios.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s