SI NO ESTUVIERA ENFERMA

Esta mañana me he levantado con la intención de hacer más estiramientos y con ello seguir manteniendo a raya la espasticidad porque hasta el próximo lunes no voy a tener rehabilitación. Por la tarde me fui a hacer el entrenamiento que me sentó fenomenal: subí escaleras, flexioné la pierna izquierda cinco veces en los peldaños que me indicaba mi personal trainer y de vuelta a casa anduve una parte del trayecto sin el palo de trekin. Mientras Alberto preparaba la comida estuve escuchando en internet el testimonio de una mujer con una enfermedad degenerativa. Aunque su enfermedad es mucho más grave que la mía me sentí muy identificada con ella porque al igual que yo ella también es seguidora de Jesús y me impresionó su fe. Afirmaba que vivimos en una sociedad en la que se idolatra el cuerpo pero que había que cuidar el alma y ella quería colaborar con Dios en lo que quiera hacer con su enfermedad, quería vivir su matrimonio como Dios lo pensó, lo que me llevó a pensar en el mio y me hizo reflexionar sobre lo que ha evolucionado mi relación, algo que estoy segura no habría sido posible si no estuviera enferma.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s