LO QUE ESTÁ DENTRO DE MIS POSIBILIDADES

Esta mañana después de desayunar, ducharme y vestirme sola me fui al «gimnasio» a hacer bastantes estiramientos porque el próximo jueves Carolina, mi fisioterapeuta, no puede venir y tengo que hacer todo lo posible para mantener a raya la espasticidad. Mientras Alberto fue a llevar a mi hija Loreto a su trabajo aproveché para hacer algunas tareas caseras: lavé lechuga para preparar la ensalada, recogí la ropa limpia, la doblé, la metí en los armarios y puse la mesa. No parece gran cosa pero la respuesta de mi cuerpo ante el esfuerzo realizado fue un leve dolor en la cadera izquierda, algo que me ocurre siempre que llevo a cabo tareas que no hago habitualmente y que una vez que me relajo desaparece. Por la tarde comenzó a llover levemente pero a pesar de ello mi personal trainer me animó para ir a hacer el entrenamiento, algo que dudé unos segundos, pero en seguida me convencí porque el día anterior me había costado coger el sueño por la noche y sabía que mi cuerpo necesitaba quemar energía, por lo que me puse un chubasquero con capucha y nos fuimos. No cesó la lluvia durante todo el trayecto pero me sentí satisfecha por haber hecho todo lo que estaba dentro de mis posibilidades.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s