LA DIRECCIÓN QUE HE DE TOMAR

Después de un día de descanso comienzo la semana para darlo todo en la sesión de rehabilitación con la certeza por la experiencia adquirida de que si pongo todo mi empeño en hacer lo mejor posible cada uno de los ejercicios que me propone Carolina, mi fisioterapeuta, los resultados son espectaculares. Sí, ya sé lo que tengo que hacer para conseguir relajar mi cuerpo y también para alimentar mi alma, para conseguir la fortaleza de espíritu que me ayuda cada día a vencer las dificultades que me plantea la enfermedad. Si dejara de orar estaría perdida, como lo está una gran parte de las personas que forman parte de nuestra sociedad y eso afectaría radicalmente a mi vida. Ya no sé orientarme sin las palabras de Jesús que cada día me señalan la dirección que he de tomar si quiero seguir avanzando.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s