LA FE Y EL TRABAJO DAN SU FRUTO

Después de un día de descanso, esta tarde he vuelto a ir a La Cabana para seguir entrenando mi cuerpo y fortalecerlo, para demostrar a quien se cuele en mi blog que el trabajo físico da su fruto más tarde o más temprano, que aunque no vaya a recuperar el cien por cien de mis capacidades sé que tengo que seguir perseverando si quiero tener una buena calidad de vida estando lo más cómoda posible con mi cuerpo. Da igual hasta donde pueda llegar, qué más da, es lo que me toca hacer en esta etapa de mi vida si quiero disfrutar de ella al máximo. Nada de lo conseguido hubiera sido posible sin la fuerza que me da la fe, porque trabajar cada día cuesta un poco, pero yo he compartido mi carga con Jesús y el trabajo del alma también ha dado su fruto.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s