LA VERDADERA SABIDURÍA DEL HOMBRE

Como cada día hoy he preparado mi cuerpo para que después de hacer los estiramientos me pueda mover con mayor flexibilidad. Por la mañana no salí a la calle a pesar del día tan espectacular que hacía, preferí hacer tareas en casa y también los ejercicios de memoria porque esperaba que mi personal trainer me propusiera ir por la tarde a la Cabana a repetir los ejercicios de ayer que además de caminar también iba a aprovechar los recursos que nos ofrecía el lugar para subir y bajar escaleras. Me encanta hacer ejercicio al aire libre porque no sólo se fortalecen los músculos sino también los pulmones. No estaba del todo segura si iríamos o no porque Alberto es impredecible, pero como yo tenía muchas ganas de ir le pedí a mi buen Dios que le diese un toque y estoy segura que me escuchó porque al llegar a nuestro gimnasio al aire libre mi personal trainer estaba muy motivado y eso repercutió positivamente en mi, lo que me confirmó algo que había leído en una ocasión: que la verdadera sabiduría del hombre consiste en fiarse de Dios.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s