ACEPTACIÓN O RECHAZO

Comienza una nueva semana y espero con muchas ganas la sesión de rehabilitación porque mis músculos están necesitando una buena dosis de relajación. Hace varias semanas he notado que está disminuyendo la duración de los efectos de la fisioterapia y eso me anuncia que tengo que inyectarme la toxina botulimica, ese medicamento con el que una buena parte de los fisioterapeutas no están de acuerdo por diferentes motivos que aunque respeto no me convencen. Cuando se padece una enfermedad durante tanto tiempo se necesita un respiro de vez en cuando para recobrar fuerzas y este medicamento me lo proporciona. Yo no pretendo convencer a nadie de nada, yo he experimentado lo que ocurre en mi cuerpo cuando me la administran y haciendo balance tiene más peso lo positivo que lo negativo. Ocurre algo parecido en lo que se refiere a mi recomendación de conocer a Jesús y de tratarlo, algo de lo que no puedo evitar escribir por todo lo bueno que proporciona a mi alma. No es una imposición, es sencillamente una proposición para tener una vida mejor que se puede aceptar o rechazar.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s