DEJARSE TRANSFORMAR

Ya han quedado atrás los días en los que me inquietaba si tenía que pasarme un día entero en casa como he decidido hacerlo hoy, ya que apenas podía hacer algo sola por mi elevada dependencia, porque mi concentración en cualquier tarea mental era mínima y carecía de sentido del humor, pero esa etapa ya terminó y en la actual puedo asegurar que todo lo malo tiene su fecha de caducidad. Casi diez años después de sufrir el derrame cerebral he conseguido dejarme transformar para no amargarme la vida. No ha sido nada fácil ni sigue siendo sencillo mantener cada día un buen nivel emocional, pero se puede entrenar de la misma manera que entrenamos nuestro cuerpo; os recuerdo que eso también es neuroplasticidad. Todo lleva su tiempo, es verdad, pero si nos dejamos llevar de la mano nuestro buen Dios además descubriremos que se puede ser feliz en la adversidad.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s