PARA QUE LA SEMILLA DE MI VIDA GERMINE

Hoy he salido por la tarde a hacer una caminata en la que parte del trayecto me exigía subir una cuesta bastante empinada, pero no quise ir del brazo de mi personal trainer para comprobar si podía subirla yo sola con el apoyo de mi bastón de treckin. A esas alturas de la enfermedad al fin he conseguido enfrentarme a los retos con serenidad, he aprendido a esperar a que la semilla de mi vida germine dejándole hacer a Dios,como hace el agricultor después de sembrar. Ha sido muy difícil porque el carácter no es fácil de cambiar, pero hoy sabemos que es posible por la neuroplasticidad que me alienta a seguir trabajando cada día sin descuidar el trabajo espiritual, que consiste en colocar cada cosa en su sitio y después hacer lo que quieras.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s