UN AMIGA INOPORTUNA

Hoy no he salido, solamente bajé a la tienda a comprar unos caramelos, aunque antes me preparé haciendo unos estiramientos, y el resto del día me quedé en casa leyendo porque se me hizo tarde y no me apetecía hacer la caminata con tanta oscuridad. Pero hoy estoy muy contenta porque en el espacio que dedico a estar en intimidad con Jesús me he sentido protagonista. Jesús pregunta a unos enfermos que le piden su curación si de verdad ellos creen que puede curarlos; dice exactamente estás palabras: «Creéis que puedo hacer eso?».Y añade: Hágase en vosotros según vuestra fe» Esa pregunta también me la hago yo. Creo que Jesús puede curarme?. Por supuesto, no tengo la más mínima duda, pero no sé cuando, así que de momento seguiré entrenando mis músculos cada día porque eso puede acortar el tiempo que Dios decida sanar mi cuerpo y mientras tanto seré como una amigo inoportuna, porque rezar es un poco como molestar a Dios para que nos escuche con la certeza de que siempre responde a una plegaria que le suplica con fe.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s