UN DÍA MÁS…O UN DÍA MENOS

Hace ya un buen rato que he llegado de hacer mi caminata y hoy he recorrido una larga distancia con el bastón de treckin sin tocar el suelo para reforzar mi equilibrio y conseguir algún día salir a la calle «a pelo». No sé cuánto más voy a tener que esperar, ya no me importa, pero no voy a dejar de pedirle a Jesús cada día que no se olvide de mi, que yo seguiré esperando, seguiré caminando, continuaré buscando nuevas estrategias para hacer cada día más cosas por mi cuenta. Hoy la sesión de rehabilitación fue algo más corta porque tuve que dejar un tiempo para que Carolina, mi fisioterapeuta, tratase a mi hija Loreto y aún así los ejercicios realizados fueron suficientemente eficaces para relajar mis músculos dañados. Tengo que buscarme la vida con lo que está a mi alcance para seguir viviendo un día más o un día menos.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s