PARA NO SENTIRME PERDIDA

Esta mañana me preparé como cada día haciendo unos estiramientos por si mi personal trainer me proponía ir a algún sitio, pero no lo hizo, por lo que decidí bajar yo sola por mi barrio a estirar las piernas hasta la hora de comer. Por la tarde fui a hacer la caminata hasta el parque aprovechando que el tiempo atmosférico lo permitía y me apetezca más o menos sé que es favorable para mí recuperación y por eso me obligo a repetirla cada día. En esta etapa de la enfermedad, mi mediana independencia me está permitiendo tomar iniciativas por mi cuenta sin depender de nada más que de la confianza en mí misma, teniendo en cuenta que tengo que ser precavida pero nunca tener miedo, una emoción que sólo es válida para salir con éxito de una situación peligrosa. No voy a negar que he pasado y sigo pasando algo de miedo en algunas situaciones, pero intento ser racional además de precavida, pero lo que nunca consentiré es que el miedo frene mi camino hacia la independencia y eso lo lograré con mi fe, porque sin perder de vista la tierra nunca he dejado de mirar al cielo, condición indispensable para no sentirme pérdida.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s