ACABAMOS SIENDO SEGÚN PENSAMOS

Muchas veces nos decimos cosas a nosotros mismos que sin quererlo nos perjudica. Podemos educar a nuestra mente para quedarnos con aquellos pensamientos que nos hacen avanzar. Hoy me fui yo sola hasta la parroquia para cronometrar cuánto tardaba en llegar hasta allí. Fueron veinte minutos. Por la tarde fui con Loreto al parque y aunque en estos momentos estoy agotada, sobre todo estoy contenta porque Jesús me concedió toda la fuerza y la energía que le pedí.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s