EL MAL NO DEJA TREGUA

Si tuviese que elegir el mejor día de verano sería hoy porque todo fue perfecto: sol, calma, la temperatura del agua espectacular y poca gente. Eso hizo que todo me costase menos esfuerzo y mientras me bañaba le di multitud de veces gracias a Dios por mostrarme la verdad de mi vida. Sí, he tenido momentos duros y mi mente me lo repite con pensamientos que no ayudan a avanzar, porque el mal no deja tregua, pero yo cuento con una fuerza que lo supera: las palabras de Jesús que están llenas de autoridad y sencillez, que me invitan a no olvidar los días como el de hoy para vencer el mal y deje de darme la brasa.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s