MIENTRAS QUE LOS HOMBRES CALCULAMOS…

Como cada día me he preparado haciendo los ejercicios de estiramientos para sentirme menos espàstica y con ello facilitar cada uno de mis movimientos. No siempre hago el mismo número de ejercicios pero intento que no pase un solo día sin hacerlos y esta constancia ha logrado que ya sea una acción automática que no me da pereza alguna. Aunque mi personal trainer me preguntó si quería ir a la playa yo decidí no ir porque no me apetecía hacer el esfuerzo que me requiere y nos dimos una vuelta por el barrio y por la tarde me acompañó al parque «Reina Sofía», un paseo que hago con bastante frecuencia pero que hoy me quitó más energía de la habitual. Mientras caminaba recordaba lo que hoy me transmitió Jesús en nuestro momento de intimidad, una de las parábolas que más me gusta por cómo de bueno y justo es nuestro Dios, hoy aprendí que la caridad no se desentiende de la justicia; más bien la supera, y es que mientras los hombres calculamos, Dios simplemente ama.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s