LA FE REQUIERE CORAJE

Esta tarde hice un recorrido muy largo casi sin darme cuenta. Subí una cuesta muy empinada y anduve ochocientos setenta metros que equivalen a mil setenta pasos (Alberto lleva siempre un contador). Fui en todo momento con el palo de treckin sin pedirle ayuda a mi personal trainer. Nunca creí que llegaría a adquirir tanta fuerza de voluntad, descubrí que hasta que la vida te pone a prueba no nos damos cuenta del coraje que poseemos para superar los desafíos que se nos presentan, y hacerlo sin miedo al fracaso, pero aprendiendo de cada caída y de cada desilusión. Y aunque dicen que la fe requiere coraje yo tengo la certeza de que el coraje me lo da la fe.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s