SI LA FE FALTA, LA ORACIÓN ES INÚTIL

Otro día más en el que la cálida temperatura de este sábado, que tanto beneficia a mi cuerpo, me empuja a seguir trabajando duro. Nos fuimos a la Malata e iba alternando la subida y bajada de escaleras con el ejercicio en el que tengo que levantar la cadera a la vez que intento flexionar la rodilla. Antes de merendar bajamos las escaleras del puerto. Llegar hasta alcanzar esta evolución ha supuesto mucha constancia no sólo por mi parte sino también por la de mi personal trainer que tiene tanta fe en mi como la tengo yo en Jesús y en la fuerza que me da su palabra cada día y que puede obtener quien recurra a Él con fe, porque si la fe falta la oración es inútil.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s