CON MI VIDA Y MI PALABRA

Desde que comencé este blog me propuse escribir sobre aquello que me ayuda a avanzar tanto en mi recuperación física como en mi progreso emocional, pero en mi vida ha habido, hay y habrá momentos de dolor y ayer por la tarde viví uno de ellos con mi personal trainer. El caso es que no supe ni quise gestionar mis emociones negativas para evitar transformar el dolor en sufrimiento. Esto hizo que mi espasticidad se elevara porque las emociones fuertes influyen directamente en la contracción de los músculos y Carolina, mi fisioterapeuta, me lo notó hoy en la sesión de rehabilitación y por supuesto me los relajó con sus manos expertas además de con su escucha, desahogandome con ella y sintiéndome mejor al terminar la sesión. Antes de comenzar la rehabilitación estuve en intimidad con Jesús para saber qué mensaje recibía de Él después de mi mal comportamiento de ayer y estás fueron sus palabras : «Vosotros sois la sal de la Tierra, vosotros sois la luz del mundo. Brille así vuestra luz entre los hombres»Lo que me hizo reflexionar y reaccionar para demostrar con mi vida y mis palabras que al experimentar a Jesús siempre hay una oportunidad para mejorar.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s