MIENTRAS DURÓ…

Hoy ventitres de Abril ya estoy notando que los efectos de la toxina botulimica en mi cuerpo están disminuyendo. Me la inyectaron el ventinueve de Marzo y el cuerpo, que es muy sabio y reconoce que es una toxina, lo va expulsando poco a poco. Me hubiera gustado que la sensación hubiera sido más duradera, pero he disfrutado mientras permaneció en mi cuerpo proporcionándome unos cuantos días de seguridad y de un descanso relativo. A pesar de ello hoy por la tarde fuimos a caminar por un bosque de eucaliptos, que a pesar de tener un terreno muy irregular, le pedí a mi personal trainer que me dejara ir sola con mi bastón de treckin y no de su brazo porque de esa manera iba a mi ritmo mientras él y mi hija Loreto apuraban el paso acompañados de nuestro perro «chito». En realidad fui un poco forzada porque el tiempo primaveral amenazaba con lluvia, pero mi personal trainer tiene un poder de convicción que supera mi pereza, algo que agradezco por lo bien que me sentó.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s