LUCHAR CONTRA LA AMARGURA

Después de terminar la rehabilitación no puedo hacer otra cosa que darle gracias a Dios por el hecho de poder pagar a una fisioterapeuta siendo consciente de que no todos los enfermos se lo pueden permitir. Hoy y siempre he luchado contra la amargura que a veces quería instalarse en mi alma, pero nunca lo logró porque en ella habita Dios que me ha enseñado a llevar con alegría las cruces de la vida.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s