EL AMOR ES LA VOCACIÓN HUMANA

Esta mañana he ido de nuevo a subir y bajar escaleras a la Malata en un día soleado que comienza a anunciar la cercanía de la primavera. Además de las escaleras caminamos un buen tramo y subí una cuesta algo empinada sin más apoyo que la voz de mi personal trainer animándome. Recuerdo la primera vez que subí esa cuesta y lo mucho que me costó. Sí, ya no me cabe ninguna duda: estoy viviendo una buena racha, la más duradera desde que estoy enferma. Hoy quiero dedicar esta entrada a mi personal trainer, a su constancia todo este tiempo, ocho años, que se dice pronto, porque es mucho tiempo para sobrellevar mis malos momentos, son muchos meses, muchos días, muchas horas dedicadas a mi demostrandome con ello que el amor es la auténtica vocación humana.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s