LA DEBILIDAD

Esta mañana después de hacer los estiramientos y los ejercicios de memoria fui a la tienda otra vez sin ningún apoyo, aunque no me sentía tan potente como ayer. Aún así procuré centrarme en lo que estaba haciendo para que mi debilidad causada por la inseguridad no me venciese. Me acompañó mi personal trainer y eso me dió la seguridad que me faltaba, pero admito que me fastidió un poco no tener la fuerza que había experimentado el día anterior para ir yo sola. Como cada día estuve un rato en intimidad con Jesús y me alegró saber que Dios ha elegido a los débiles para darnos su propio poder.


Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s