UNA BUENA RACHA

Ayer jueves, como cada semana, fui a visitar a mi madre con mis hijas. Como el coche lo habíamos llevado al taller, mi hija Blanca me propuso ir caminando. Mi personal trainer consideraba que era una distancia demasiado larga para mi capacidad, pero yo acepté el reto de mi hija argumentando a Alberto que el hecho de salir a caminar cada día aproximadamente una hora era para mi garantía para confiar en que podía recorrer esa distancia. Hice todo el trayecto de un tirón gestionando mi energía y forzándome a dar el paso largo. Estoy viviendo una buena racha, nunca lo había notado tan claramente y hoy lo he confirmado cuando fui a la tienda que está subiendo unos pocos metros de mi casa, porque lo he hecho «a pelo», sin el palo de treckin y me he sentido muy segura. No puedo estar más contenta ni más segura que mis plegarias han sido escuchadas, como serán escuchados todos lo enfermos que con el mazo dando a Dios sigan rogando.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s