APRENDER A AMAR

Esta mañana, después de hacer los estiramientos y los ejercicios de memoria, aprovechando que no llovía bajé con mi personal trainer a caminar y el hombre no dejó de hablar durante todo el trayecto. Como a mi me gusta que me escuchen, puse toda mi atención en lo que me decía y eso me ayudó a estar más centrada en su conversación que en el esfuerzo que estaba realizando. Antes de salir de casa estuve un rato en intimidad con Jesús que además de servirme para profundizar en el conocimiento de su persona me ha mostrado todo lo que necesito saber para amar a los demás.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s