CUANDO VIVO MI VOCACIÓN

Esta mañana fuimos Alberto y yo a caminar al parque «Reina Sofía», un lugar al que vamos habitualmente porque es un espacio que no está muy lejos de casa y me da mucho juego para poner a prueba mis capacidades por la variedad del terreno. Hace un tiempo recuerdo que llegaba muy cansada cada vez que hacía ese trayecto pero en cambio hoy, cuando volví a casa, comprobé que todavía me quedaba mucha energía. Durante el camino abrí mi corazón a mi personal trainer y compartí con él aquello que Jesús me transmitió en nuestro momento de intimidad, y aunque no sé lo que él pensaba mientras yo sé lo contaba, me sentí plenamente yo, algo que experimento siempre que vivo mi vocación, siempre que tengo la oportunidad de contar cosas de Dios.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s