NO QUEDARNOS EN LAMENTACIONES

Acabo de terminar la sesión de rehabilitación y como cada vez que la recibo mi cuerpo lo agradece y entonces recupero la esperanza en que, si continúo trabajando como hasta ahora, llegará el día en el que mi cerebro dará las órdenes adecuadas a mi cuerpo y éste las obedecerá. No sé lo que tardará pero ahora tengo una ventaja al haber ganado en equilibrio y con ello poder centrarme en otra cosa que no sea el miedo a una posible caída. Hemos hecho un nuevo ejercicio sobre el balón de Bobat en el que he puesto a prueba mi capacidad de mantenerme quieta mientras Carolina, mi fisioterapeuta, movía el balón. Ha sido algo difícil pero no tanto como esperaba. Está claro que todos los ejercicios los vamos mejorando a base de repetirlos por eso no nos quedemos en lamentaciones cuando no nos salen a la primera y sigamos trabajando cada día para seguir avanzando.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s