TRABAJAR LOS DONES REGALADOS

Acabo de llegar de dar un paseo por mi barrio para estirar un poco las piernas y así cansar un poco el cuerpo después de una siesta de la que me costó despertar Llevo unos días en el que noto que mi cuerpo me pide descanso y se lo estoy dando. Voy entendiendo sus señales y no quiero obsesionarme con hacer ejercicio continuamente. En esta etapa de mi vida quiero centrarme más en mi interior, en trabajar aquellos dones que Dios me ha regalado para ponerlos a disposición de los demás, algo para lo que no soy dependiente.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s