PARA QUE LA PALABRA SEA EFICAZ

Me gusta comenzar la semana pensando que va a ocurrir algo bueno que me va a beneficiar, aunque sé que eso no va a depender de lo que pase sino de cómo viva cada situación. También es una realidad que comenzar el lunes con una sesión de rehabilitación ayuda bastante al aportar a mi cuerpo lo que necesita para relajar la rigidez de mis músculos. Pero lo que más me ayuda a vivir el día como Dios espera de mi es la lectura de la Palabra porque me da la clave para ser consciente de todo lo que el día me puede ofrecer y en su medida yo devolverle. Pero para eso hay que recibirla no como un discurso humano sino como una Palabra que tiene un poder transformador.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s