LO QUE APARENTEMENTE ES UNA CASUALIDAD

Este lunes no ha podido venir Carolina y no he tenido rehabilitación, algo que mis músculos dañados necesitaban pero a pesar de ello y como el ambiente en casa está regular el descanso matutino mantuvo mi espasticidad a raya, lo que me animó a salir por la tarde yo sola sin que mi personal trainer pusiese ningún impedimento. Fui yo sola hasta el parque Reina Sofía, un trayecto que hago casi a diario pero siempre acompañada. Durante todo el camino fui disfrutando de mi independencia y antes de llegar al portal me paré un ratito a charlar con Sergio, el propietario de la tienda que está a pocos metros de mi casa. Hablamos del optimismo y de las numerosas razones que tenemos tanto él como yo para dar gracias por nuestra vida. El momento me recordó mucho a Loli, la anterior propietaria, con quien hoy por hoy sigo en contacto a diario y con la que he compartido mis mejores y peores momentos. Estoy convencida que Dios ha puesto a estas dos buenas personas cerca de mi, aunque los escépticos puedan pensar que es una casualidad. Pero eso lo dicen porque no saben que en los planes de Dios todo está preparado.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s