SECUELAS O FALTA DE CONTROL?

El domingo es un día que me gusta dedicárselo de forma especial al Señor pero hoy no ha podido ser. Mi falta de control al sentirme ofendida ha sacado lo peor de mi y como dice Jesús que nada malo viene de fuera tengo que hacer un esfuerzo para descubrir porqué no he sido capaz de controlarme. Os explico: Esta mañana tuve una falta de equilibrio en el cuarto de baño y pegué un grito, más bien un gruñido, que por lo visto a Alberto le pareció mal. A pesar de eso fuimos a la playa(en silencio casi todo el viaje) y pensé que el baño en el mar iba a lavar toda mi rabia pero al llegar a casa comenzó una discusión. El problema ahora era entre padre e hija y yo no supe o no quise mediar para resolver la situación. Al contrario, la lié gorda y me pasé la tarde intentando reflexionar sobre lo sucedido para entender cómo podía solucionarlo, aunque estaba demasiado centrada en mi dolor y no podía ver más allá de él. Como una de las secuelas es la irratbilidad intenté a partir de ahí comprender mejor mi reacción pero son las ocho de la tarde y todavía estoy en ello.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s