CONVIVIR CON EL BIEN Y EL MAL

Esta mañana ha amanecido nublado y ha chispeado un poco No iremos a la playa pero no me importa, me viene bien descansar un poco y así mantener los efectos de la rehabilitación. Hoy no he hecho estiramientos, si me acuerdo los haré por la tarde, y es que he dedicado una parte de la mañana a compartir con mis contactos más íntimos lo que en estos momentos voy a compartir con vosotros, mis queridos lectores. El mal y el bien nos acompañan siempre. No hay cómo evitarlos. Es necesario simplemente aprender a vivir con ello, una tarea difícil que se minimiza siguiendo los pasos del Maestro separando el trigo de la cizaña con paciencia y tolerancia.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s