LAS SEMILLAS SEMBRADAS EN NUESTRA VIDA

Esta mañana de Domingo el cielo estaba nublado y aún así dudamos en ir a la playa, pero realmente no me apetecía hacer el esfuerzo. Esto no me impidió aprovechar el día ya que además de hacer estiramientos y los ejercicios de memoria por la tarde mi hija Blanca se ofreció a dibujar conmigo. Cuando los primeros años de la enfermedad tenía consulta con Concha, mi psicóloga, me animaba a dibujar para hacer nuevas conexiones neuronales y para trabajar mi disfunción espacial. Le dediqué un tiempo pero como me costaba bastante lo fui dejando. Ahora lo quiero retomar de nuevo porque quiero mejorar todo lo que pueda con la certeza que más tarde o más temprano recogeré el fruto de las semillas sembradas en mí vida.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s