SU PROMESA ES MI GARANTÍA

Esta mañana todavía me ayudé del bastón para dar los primeros pasos con miedo a que el dolor de la rodilla persistiese, pero conforme pasaba la mañana lo fui dejando aparcado porque el dolor iba desapareciendo. Creo que haber pedido ayer a mis contactos que rezasen por mi obtuvo respuesta y aunque en estos momentos siento algunos pinchazos en los pies estoy segura que cuando me cambie de calzado y me ponga los Skechers, esos tenis tan cómodos, no notaré ningún dolor. Hoy más que nunca creo en la palabras de Jesús cuando dijo que no nos dejaría solos y esa promesa es mi garantía para tener una buena vida.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s