EL HUMOR SANO ENSEÑA A VIVIR

Cada día más me doy cuenta del valor terapéutico que tiene el humor, comenzando por reírse de uno mismo. Aunque no siempre lo hago, cuando soy capaz de reírme de mis fallos en la memoria o de cualquier otra carencia, mi ánimo mejora, lo mismo que mi serenidad. El ser humano necesita para vivir salud física y espiritual y el humor contribuye a conseguirlo.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s