NO HAY OTRO CAMINO

Después de una rehabilitación espléndida está mañana me pareció que estaba preparada para cualquier cosa. Qué ilusa! Por la tarde, como me sentía tan bien le propuse a Alberto bajar sola a la tienda pero me dijo que mejor iba él a mi lado por lo que pudiese pasar pero que no iba a intervenir en nada, que todo lo iba a hacer sola. Fue así, lo hice todo sin ayuda pero al llegar a casa estaba agotada, creo que más mental que físicamente porque todavía hoy, ocho años después de sufrir el derrame cerebral, el esfuerzo que tengo que realizar es grande, un vía Crucis que recorreré imitando a Jesús para demostrar que no hay otro camino si quiero alcanzar mi meta

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s