CONTAGIAR LA FE

Este domingo me he levantado tarde y aunque no me ha dado tiempo a celebrar la Eucaristía, al hacer la oración he sentido la necesidad de compartir lo que es importante para mí Dios, para nuestro Padre bueno, algo que no tiene nada que ver con lo que este mundo nuestro nos quiere vender para conseguir la felicidad. Hablo de las bienaventuranzas que me recuerdan que la alegría no depende de nada exterior sino de todo lo bueno que hay en nuestro interior, el lugar donde habita Dios

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s