SEGUIR EL DICTAMEN DE LA CONCIENCIA

Esta mañana me he levantado con el tiempo justo para ir a celebrar la Eucaristía sin pausa pero sin prisa y al regresar a casa me he ofrecido a hacer las lentejas, pues si me cortan la verdura puedo cocinarlas sin ningún problema. Por la tarde estuve hablando por teléfono con mi hermana Mónica que trabaja con un hombre que tiene alzheimer y me estuvo contando la evolución del enfermo porque es familiar de una amiga común y sé que a ella le gusta compartir conmigo esa experiencia. Son tareas que sólo dependen de mi, de mi voluntad, de mi capacidad de escucha y he puesto toda mi atención en hacerlas lo mejor que he podido porque en eso no soy dependiente, sólo he tenido que seguir el dictamen de mi conciencia

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s