EN MEDIO DE UN MUNDO DESORIENTADO

Algunas veces me pregunto si las palabras que elijo tienen la claridad necesaria  para ayudarme a transmitir lo que siento,  para asegurarme tengo que  sentarme cada día y tener un rato de intimidad con Jesús para inspirarme y plasmar con mis palabras Su Palabra. Gracias a ese momento, lo creáis  o no, comienza mi día con un objetivo    claro: llevar a mi vida su propuesta. Ya no sé  vivir de otra manera, me perdería y tampoco verían mis ojos lo que me hacen ver Sus ojos. Esta mañana  Alberto y yo fuimos al puerto aprovechando cada rayo de sol. Al regresar a casa me di cuenta que  el  trayecto apenas me había  cansado y recordé  lo mal que lo pasaba cuando al principio de la enfermedad mi madre quedaba conmigo en ese mismo lugar y yo tenía que fingir que estaba a gusto. Ella no tenia ni idea de como me sentía porque yo no se lo decía ya que en ese momento  únicamente compartía  mi dolor con Jesús porque  Él era el único que me entendía,  que sabía  por lo que  estaba pasando y eso fue lo que me salvó, por esa razón  no puedo evitar  hablar de mi experiencia  con Él para que muchos otros sepan a quien pueden recurrir cuando estén  desorientados

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s